Posteado por: elcampanazo | noviembre 18, 2009

LA TIJERA MÁGICA. 27 AÑOS DE SERVICIO EN PATIO BONITO.


Hernando Sáenz Acosta

Hace un par de meses, tomé la decisión de cortar mi cabello. Siempre, desde niño hemos ido con mi hermano a “La Tijera Mágica” y ese día tuve la posibilidad de hablar con don Roberto quién empezó a contarme algunos apartes de su vida en el barrio. Fue entonces que pensé en la posibilidad de utilizar parte de las hojas de este Boletín, para divulgar la historia de aquellas personas que han tenido sus negocios desde que se urbanizó el sector.

Entre tijeras, máquinas rasuradoras, espejos y productos de belleza, don Roberto ha pasado 40 años de su vida. Una actividad que empezó en Viotá, -el municipio donde creció- y que lo impulsó a buscar horizontes en la capital allá en el año 1970. Bogotá era en ese año, mucho más fría y según comenta, una ciudad donde todos vestían de paño y corbata.

De manera paralela a esa trayectoria laboral, era la formación profesional, que consistía en cursos ofrecidos por el SENA. Así pues, tendrá la oportunidad de trabajar en diferentes lugares y tipos de establecimientos de Bogotá. Me cuenta que antiguamente, los hombres iban a las barberías y las mujeres a los salones de belleza. Después vino el auge de los salones unisex y así hoy en día es posible que incluso los hombres demanden servicios de estética facial como el arreglo de cejas (algo que apenas comienza a verse en Bogotá pero que ya se da en países como España).

Don Roberto no solo ha tenido su negocio en el barrio. También ha vivido en Patio Bonito. Llegó al barrio El Paraíso en 1979 y recuerda aquella época de la inundación y de las dificultades para construir su vivienda. Afortunadamente se mejoraron los servicios y el barrio fue progresando lo cual sirvió para que la inversión no se perdiera. Ese progreso del barrio en general también le benefició pues fue aquí donde consolidó su negocio. En 1982 abrió su salón de belleza, pues se dio cuenta de la necesidad de este servicio y porque apenas existía una barbería que la manejaba el señor Jerónimo Cruz.

Abrió su negocio en la principal de Patio Bonito y llegó a tener hasta 7 estilistas. Me cuenta que el nombre de la Tijera Mágica se tomó prestado de una sastrería y claro está el éxito fue rotundo, sobretodo porque contó con la experiencia de don Jorge Cortés uno de los peluqueros más queridos en el barrio y quién trabajó con él desde que abrió su negocio. Desde mucho tiempo atrás se sabía que la 38 sur, sería la vía principal del barrio, por ella pasaba uno de los tantos vallados que existían en las haciendas que habían en esta parte de la ciudad. Apenas fue tapado y se dio inicio a la pavimentación de las vías y el paso de las rutas de servicio público, esta avenida fue siendo la preferida para ubicar negocios de distinto tipo, siendo el de mayor recordación “Tiendas Mitad de Precio”.

Precisamente esa importancia cada vez mayor de la vía, como centro del comercio, hace que de la noche a la mañana suban los arriendos y don Roberto no pueda seguir con su negocio en la principal. Sobre esta avenida estuvo cerca de 12 años y fue en 1994 aproximadamente que se ubica en la calle 38C sur, en inmediaciones de la Iglesia Santa Luisa de Marillac. En la actualidad esta avenida comparte con la 38, buena parte del comercio del barrio.

Respecto a su oficio, lo considera un arte. Cortar el cabello es mucho más que pasar una máquina rasuradora y se requiere de constante actualización, pues la moda va imponiendo determinados peinados y cortes. No obstante en Patio Bonito, la clientela es más bien conservadora, se prefieren cortes clásicos en especial entre los hombres. En ese sentido él se pliega a los gustos de las personas.

Entre las actividades adicionales que ha realizado don Roberto en estos años me señala su papel en las Juntas de Acción Comunal del barrio El Paraíso y de Saucedal. Ello demuestra su apego por el sector y afirma que se siente preocupado en la actualidad por el tema de la inseguridad. Si bien, en algún momento se trató de fortalecer la unión de los comerciantes hoy por hoy parece estar bastante debilitada.

Don Roberto aprovecha para agradecer a su clientela el apoyo brindado en estos 27 años de servicio a la comunidad. Me dice que conoció de El Campanazo y que también ha leído El Guache. De nuestra parte está el agradecimiento por haber tenido tiempo para contar su historia de vida. Solo nos resta desearle muchos éxitos hacia el futuro a él y su familia.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: