Posteado por: elcampanazo | mayo 20, 2007

COMUNICACION ALTERNATIVA, POLITICAS PUBLICAS Y DESARROLLO


ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE EL PAPEL DE UN MEDIO DE COMUNICACIÓN COMUNITARIO-ALTERNATIVO EN EL DISEÑO DE LAS POLITICAS PÚBLICAS Y EL DESARROLLO.

Hernando Sáenz Acosta.[1]

INTRODUCCION.

En este documento, queremos dejar planteadas unas reflexiones en torno al papel de los medios de comunicación comunitarios y alternativos y el diseño de las políticas públicas que buscan ante todo el desarrollo de nuestra sociedad. En ese orden de ideas, se hace necesario definir qué entendemos por medios comunitarios y alternativos, cuál es el rol que juegan y que podrían jugar (aspectos positivos y normativos de la participación de estos medios) y en tercer lugar lo que entendemos por desarrollo. Más que una simple presentación anecdótica queremos avanzar hacia algunas conclusiones más generales si se quiere. Consideramos importante este tipo de reflexiones, en un país como Colombia, donde aún no existe una cultura de lo político que realmente nos permita afirmarnos como proyecto de nación y mucho menos de democracia.

MEDIOS DE COMUNICACIÓN.

El acto de comunicarnos es general a toda la humanidad, por ello cuando hablamos de medios de comunicación, es poco práctico pensar que es responsabilidad exclusiva de un gremio como el de los comunicadores sociales. Desde la antigüedad, los hombres buscaban comunicarse con los dioses que adoraban y así, quienes establecían un contacto con ellos (fuera verdadero o no) se encargaban de trasmitirlo a los demás (es el papel de los chamanes, de los ancianos, de los reyes, etc.) y a su vez trasmitían las inquietudes de los miembros de estas comunidades a los dioses (oráculos, cábalas, etc) Este tipo de comunicación podría ser entendida bajo un tipo de sociedad jerarquizada, en el entendido que más que un dialogo predominaba el discurso “divino” que tenía la función de intimidar y coaccionar a los hombres y mujeres de una tribu, para que se mantuviera cierta estructura socio-cultural. Aún hoy en día, muchos piensan que las interpretaciones que se dan a los textos sagrados por parte de un pequeño grupo de “elegidos” representan una forma de comunicación con la divinidad y en ese sentido, los cuestionamientos y conflictos en la interpretación de estos textos se anula o en el caso de crisis explica el surgimiento de cuerpos doctrinales alternos pero que continúan expresando una visión particular (la del líder religioso) que busca ante todo ejercer un poder, un control social (control que se apalancaba por el lado político bajo la sumisión al monarca o rey y por el lado económico, merced a la creación de la necesidad de competir en el mercado para poder subsistir).

El CampanazoEl control social, pasaba entonces por los púlpitos y se reforzaba por la baja proporción de individuos con capacidad para leer y más aún para debatir y cuestionar el conocimiento. Con el desarrollo mediático del siglo XX y de principios de siglo XXI, lo que puede ser visto como una oportunidad para democratizar la posibilidad del debate y de la generalización de la diversidad de opiniones han tendido lastimosamente a una agravamiento en las condiciones de libertad de pensamiento y de palabra. No solo desde el Estado se han instituido diferentes medios de comunicación unidireccionales, sino que con el mercado y la libre competencia se tiende también a la homogenización de contenidos y se hace un uso descarado de la diversidad como estrategia para conservar o aumentar las tasas de ganancias de un sector económico que a menudo profana el derecho fundamental que ya hemos mencionado.

Así pues, ¿cómo es posible entender un medio de comunicación comunitario y alternativo? En primer lugar como medio, debe permitir un flujo bi-direccional, donde un mismo sujeto pueda gozar de la posibilidad de ser emisor y receptor de un mensaje que se desea compartir. Se comparte simplemente por cuanto ese sujeto considera dicho tema como de interés público, sin necesidad de un aval externo. A pesar de que muchos medios de comunicación de masas, tienen espacios destinados a sus oyentes, la eficiencia de estos espacios es relativa, precisamente por ser de masas. El individuo que llama a una estación de radio, que se comunica al canal de televisión, no goza del tiempo necesario para expresar todo lo que quiere decir y además tampoco sabe maximizar el poco tiempo que se le puede dar[2]. El resultado es entonces una poca capacidad de debate con el receptor de la información, predominando la voz del experto, de los actores principales de la noticia o en el peor de los casos las opiniones del periodista (profesional o no) que con o sin intención incide en la formación de la opinión pública.

 

Es allí cuando toma importancia el cambio de escala. La necesidad de escenarios de debate en ámbitos más reducidos, como el barrio, el sector o la localidad. Espacios donde las voces de los receptores, de los ciudadanos si se quiere, puedan interactuar, debatir alrededor de los problemas que consideran importantes. En un espacio de alta diversidad, se esperaría una alta heterogeneidad acerca de los problemas más sentidos, sin embargo, se da un circulo vicioso donde el medio de comunicación (por lo general masivo aún cuando también locales o de menor escala) jerarquiza las problemáticas y a su vez construye un imaginario en las comunidades acerca de ellas y por ende sean o no reales, sirven para desviar el verdadero problema de nuestra sociedad: La exclusión.[3]

De igual manera tiende a predominar discursos acerca de lo comunitario que tienden a la homogenización social. La ciudad presenta una enorme diversidad en cuanto composición social, económica y cultural, solo por mencionar algunos aspectos. Así pues, es muy difícil expresarse a nombre de una comunidad y ser enfático en que no predominan otras posturas, a menudo contrarias a las de quienes controlan los medios de comunicación. De esa manera el segundo reto que se plantea para que un medio de comunicación sea alternativo radica en la posibilidad de que se tolere la oposición y se aprenda a debatir con argumentos y menos con sentimiento, en aras de formar seres políticos (y no clientelas partidistas).

Que un medio de comunicación, sea más bien un espacio de comunicación, de debate, de respeto a la libertad de pensamiento y de expresión, requiere ante todo la apertura mental de los comunicadores (es decir de emisores y receptores). La capacidad para flexibilizar las ideas, para entender que no existe una única interpretación de la realidad, de que no existen mesías que traen un nuevo mensaje sino que somos nosotros, en nuestro interior quienes tenemos el don de la palabra, para expresarnos y construir una nueva realidad y que esta se concreta en la medida en que prime la solidaridad y el respeto al otro que es diferente, así no simpatice con él en todo. Esa es la esencia de un verdadero medio comunitario y alternativo. No se circunscribe a la dualidad dominador/dominado, amo/esclavo, capitalismo/socialismo etc, sino que plantea el retorno al monismo, a la unidad, a la reconciliación, sobre todo en un país como Colombia. Una verdadera reconciliación reflejada en la tolerancia a las opiniones de los otros y que tratan de ser visibilizadas y que son rechazadas tanto por los medios de masas como por aquellos contestatarios de vieja escuela.

LAS POLÍTICAS PÚBLICAS Y LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN COMUNITARIOS Y ALTERNATIVOS.

Desde la promulgación de la constitución en 1991, se viene haciendo hincapié en los mecanismos de participación ciudadana y la potencialidad subyacente para superar de una vez por todas, el conflicto interno que vivimos. Todo ciudadano tiene derecho a participar en los temas de interés capital para la sociedad y es por ello, que los contenidos normativos que en su mayoría son presentados en los ámbitos legislativos, deben propender por el interés general. Nuestra realidad, caracterizada por su divergencia respecto de los discursos, sigue tradicionalmente señalando la persistencia de propuestas normativas (Decretos, leyes, planes de desarrollo, sectoriales) donde priman los intereses individuales. El control exigido a los medios de comunicación (cuarto poder) termina estando signado por la espectacularidad de los casos, por la posibilidad de su explotación en aras de aumentar un rating y como visibilizador de los conflictos entre las elites económicas y políticas de un país que se pierde ante la carencia de un proyecto definido de nación frente al esquema de mayor globalización.

¿Hasta donde el papel de los medios comunitarios y alternativos, representa la esencia que hemos señalado en el apartado anterior? ¿Parece predominar un discurso poco proactivo en el sentido en que estos medios son poco participativos hacia dentro y hacia fuera? Porque lo que se evidencia en algunos casos, es una pobre copia de medios masivos de comunicación, pero como tal, viciada por la intolerancia frente a otros discursos ajenos al del medio “comunitario” y “alternativo”. Es más, ¿hasta donde se conocen las herramientas de participación, hasta donde llega la investigación seria, hasta donde se reconoce como oportunidad los diferentes espacios que aunque escasos o imperfectos existen para debatir un plan de desarrollo, la determinación de una política sectorial? Siguen predominando los editorialistas, que carecen de conocimiento de un tema y sin embargo lo critican sin mayor novedad -para el lector- que una retahíla de quejas y una ausencia de propuestas o soluciones. ¿No sería más importante empezar utilizando la oportunidad pedagógica que tiene el medio de comunicación, para después propender por el debate? Hasta donde estos medios le han enseñado a sus lectores a debatir, a plantearse cuestionamientos, hasta donde les han ayudado a construirse como personas? ¿Seguimos más bien en una negativa relación de dependencia, avalando discursos que poco enseñan y si construyen unas verdades que parecen “absolutas” pero descabelladas por su finalidad última y es la de seguir luchando por el poder, en vez de eliminarlo o neutralizarlo?

A menudo, varios individuos sienten la necesidad de expresarse y ante la ausencia de escenarios, construyen el propio. Sin embargo, ejercen cierto tipo de tiranías cuando se encuentran en una posición dominante y eso es aún peor que la clásica invisibilización del medio masivo, por cuanto esa exclusión tiene mayor impacto en un espacio más pequeño. No es de extrañar por ejemplo, rivalidades generacionales, de acuerdo a una opción religiosa e incluso respecto a las preferencias artísticas y la proliferación de variedad de medios de expresión que luchan por hacerse dominantes a costa de negar los demás. Es por ello que entre otras razones, las propuestas de redes no funcionan, pues predomina el “autismo” de cada medio, por cuanto se siente cierta divergencia de intereses y una casi imposibilidad de reconciliación en aras de un proyecto colectivo.

Esta situación se refleja después en los actos de debate de las políticas públicas: Lejos de que los medios comunitarios y alternativos promuevan la participación política a través de estos canales institucionales, terminan promoviendo una imagen negativa de tales encuentros, o simplemente se prestan a promocionar una pauta publicitaria o un discurso oficial, sin avanzar en discusiones más serias acerca de las posibilidades con las que se cuenta para alcanzar el bienestar de las comunidades. En suma, un medio comunitario y alternativo, tiene la potencialidad de promover una cultura de la participación ciudadana, no solo como receptora de las políticas públicas sino como hacedora de las mismas y como veedora de su cumplimiento. Existe un primer componente pedagógico (Del saber qué, para que, para quienes y cómo se participa) y otro más práctico, relativo a la participación conjunta entre medio de comunicación, comunidad, Estado y Mercado.

img_0343.jpg ¿ALTERNATIVIDAD AL DESARROLLO?

La noción de “alternativo” que hemos venido recalcando, tiene la característica primordial de ir más allá de las visiones dualistas y excluyentes. Nuestro país ha sido víctima de una creencia generalizada en este tipo de interpretación de nuestra realidad, donde algunos se definen como villanos y los demás como mesías o salvadores. Tanto
la Iglesia (católica o no), como los partidos políticos tradicionales (liberal y conservador, pero también algunos partidos de izquierda dogmáticos), como los empresarios (grandes y pequeños), todos comparten en común la intolerancia hacia quién es diferente a ellos. Somos víctimas de los arrebatos de la pasión que divide, de la envidia, del resentimiento y lejos de operar una reconciliación con nosotros mismos, utilizamos los medios de comunicación para generar más división. Cualquiera que lea este documento puede sentir cierto hálito de religiosidad en él. Tal vez sea así, por cuanto consideramos que existe en ella, así como en el arte y la ciencia, las posibilidades de avanzar como sociedad.

¿Realmente, el modelo de desarrollo actual nos conduce a la realización plena como seres humanos? Consideramos que no. Como decía Bakunin, cuando predomina la explotación económica es una mentira hablar de democracia, porque los seres humanos no son libres, porque están sometidos a la presión de un capitalista. Se trata de un modelo de desarrollo que si bien frene las aspiraciones de los ricos a ser más ricos, permita que quienes están en la miseria puedan llegar a tener un poco más de libertad y sean menos pobres. Se trata de una justa re-distribución de la riqueza aún a costa de bajas tasas de crecimiento económico. Se trata de nuevos estilos de vida, recuperando nuestra memoria perdida: la de los indígenas que fueron borrados por la invasión española y para quienes el universo se entendía de una manera más monista, orgánica y ecológica. Se trata de un modelo de desarrollo que no es alternativo en el sentido de apostar por una pobre réplica del socialismo soviético o cubano o peor aún del autoritarismo Chavista. Se trata de una alternatividad que viene caracterizada por la posibilidad de re-ligar nuestra maltrecha identidad: El potencial que representa el mestizaje, la posibilidad de un sincretismo, de la capacidad de reflexionar y ganar autonomía en la definición de nuestras metas y proyectos, lejos de los discursos dependentistas que al igual que el mercado tiene ese potencial de fagocitosis de aquello que antes le era marginal. Colombia tiene la enorme riqueza de ser diversa, pero lejos de una cualidad la hemos visto siempre como una adversidad y cuando la reconocemos flota una imagen de una colcha de retazos sin mayor elemento cohesionador que la violencia.

Un reto para los medios comunitarios Lectores crôicos

De nuevo, el medio de comunicación comunitario y alternativo, tiene la potencialidad de apostar por la divulgación de otras formas productivas, más sostenibles, por la defensa de nuestros saberes ancestrales y la defensa de nuestro patrimonio socio-ambiental. Por la posibilidad que tiene para generar debate acerca de los estilos de vida que se han erigido como los más “racionales”, por la posibilidad de debatir acerca de la crisis que enfrenta el individuo, en últimas, por el sentido de la vida. Aún cuando algunos consideran que sus esfuerzos valen la pena en la medida en que el medio se hace más masivo, en que su reconociendo se hace más público; a veces -como decía un economista de comienzos del siglo XX-, lo pequeño es hermoso y quienes saben de los nuevos paradigmas científicos ya pueden avalar que pequeñas acciones individuales si pueden generar grandes transformaciones sociales. Así pues, en últimas cada uno de nosotros puede aportar su grano de arena.

Al principio mencionamos que la comunicación es un acto humano, está presente en nosotros. Ahora bien, podemos comenzar por aprender a escuchar al otro, a tratar de ponernos en los zapatos del otro para comprenderlo, a aprender a callar cuando no tenemos nada nuevo que decir, a pensar antes de hablar y esto se puede poner en práctica en nuestros hogares, en nuestro trabajo, con nuestra pareja, con nuestros amigos y sobretodo con quienes nunca nos hemos llevado bien. El reto esta en ir más allá del bien y el mal. En alcanzar la unidad.


[1] Integrante del Periódico Comunitario y alternativo El Campanazo. Este documento preliminar responde a un esfuerzo por elaborar de manera más consistente las experiencias alcanzadas por varios miembros de este medio de comunicación que circuló entre 2001 y 2005 en el sector de Patio Bonito, en la localidad de Kennedy, Bogotá, Colombia. Fue un proceso informal realizado por jóvenes del sector y mereció el primer premio de comunicación comunitaria de Bogotá, organizado por el IDCT (Instituto Distrital de Cultura y Turismo). Las opiniones aquí expresadas corresponden única y exclusivamente al autor y no comprometen a los demás miembros de El Campanazo.

[2] En el caso reciente de los periódicos virtuales, predomina la ausencia de una cultura de la capacidad de análisis crítico entre los lectores. A tal punto se requiere regular estos espacios, por cuanto predomina el lenguaje vulgar y poco analítico. Esto refleja en cierta medida el estado actual de los medios de comunicación que carecen de la capacidad para educar al receptor, a menudo porque predomina el sensacionalismo, el análisis ligero y el abuso de los derechos de libertad de expresión, sin mayor responsabilidad.

[3] Es tradicional en los sectores populares, por ejemplo, aquellos discursos estigmatizadores donde los problemas de los barrios son el pandillismo. Los medios de comunicación y los residentes de estos barrios terminan enfocándose tanto en este problema que se olvidan de las causas más profundas como son una mala re-distribución del ingreso, las políticas económicas del gobierno de turno o la escasa libertad política, que requieren de otro tipo de acciones como la promoción de la participación ciudadana en la construcción de una idea de desarrollo y de las políticas públicas que tiendan hacia él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: