Posteado por: elcampanazo | septiembre 16, 2008

12 DE OCTUBRE-SEGUNDA REPÚBLICA


El siguiente es un comunicado elaborado por la Casa de las Adivinanzas a proposito del próximo 12 de Octubre, fecha en la cual comenzó la invasión del hombre blanco a estas tierras, la cual no ha cambiado a pesar de unos cercanos y supuestos 200 años de independencia de Colombia. Conozca además info sobre la Expedición Cultural Segundo Centenario.

 

 

Vimos llegar tres enormes embarcaciones cargadas con nuestro porvenir. No han parado de ir y venir desde entonces. Así lo contaba el mito de los tradicionales de nuestra tierra, quienes lo leyeron en las mismas estrellas que orientaban a los navegantes hacia América. Ahora cuentan que vamos a cumplir doscientos años de la independencia. Pero nuestra memoria tiene miles de años, recuerda que el territorio no se llamaba como hoy, ni hablábamos como hoy, y comíamos otros alimentos, y pasaban las cosas de otra forma. Estamos acá y somos millones es el grito de los indígenas de toda nuestra América que construyen hoy el territorio tradicional superando la sociedad del mercado, levantados sobre los propios pies renovados del mito que avisó lo que la historia nos ha traído así como su terminación.

 

 

Desde el territorio conquistado y la extinción viva y cultural de las gentes, hasta llegar al remplazamiento en las mentes y corazones contemporáneos por un pensamiento egoísta, depredador del medio ambiente, que ha creado en el territorio la destrucción de los tejidos afectivos de las personas, los ha convertido a todos en ciudadanos y consumidores. Desde acá queremos pensar esos cortos doscientos de capitalismo, democracia, pensamiento liberal, república, moral judeocristiana, educación confesional y escolástica, verlos como el desarrollo de una guerra en el pensamiento para la instauración de las prácticas del “nuevo” pensamiento en este milenario territorio. Occidentalizarnos.

 

 

Seguimos siendo indígenas, nacidos acá, más ya no guardamos las tradiciones, los pensamientos, los conocimientos, la vida, como lo hacíamos antes del arribo de tan crueles y despiadados conquistadores. Culturalmente el mundo es hoy comprendido desde el mito fundacional de la sociedad europea y norteamericana, pues hemos dejado a un lado del camino nuestros propios pensamientos. Los que corresponden a personas nativas. Se quiere la homogenización del pensamiento cuando se lanzan al pasado todas aquellas cosas de esta tierra. Los indígenas por ejemplo.

 

 

El mundo contemporáneo se desarrolla como nunca en la imaginación y en su manipulación. Las cuentas, los billetes, los edictos, las leyes, los cartones de grado, los certificados, las cédulas, y todo el resto de papeles, todos los registros de la existencia de la sociedad capitalista, hacen parte de una cultura en la que es preciso creer, de no ser así nadie entregaría cosas que considere de su propiedad y valiosas a cambio de papeles impresos con monitos según la ocasión. Esta cultura capitalista que se expandió por el planeta en los últimos doscientos años no concibe el mundo más que desde su propia imaginación. De manera que el control sobre las máquinas para producir monopólicamente esta imaginación, difundiéndola, es otro lugar sobre los que llamamos la atención en esta reflexión. Nuestros hermanos indígenas son dueños de la tierra por que nacieron de ella hoy igual que ayer, más hoy el hombre emblanquecido pide papel de propiedad a sus auténticos propietarios. Hoy se piden papeles bajo amenaza de lanzamiento y desplazamiento. Hoy se desplaza y lanza para producir nuevos papeles de propiedad de todo para unos pocos.

 

La república liberal moderna, y capitalista acontece hoy con un nombre específico, convoca unas fechas para que concurramos a la conmemoración de su existencia. Quieren que renovemos el contrato social. Podemos pasarla tan felices como cualquier adicto al consumo mediático en todos sus formatos como cualquier narcótico enfermo por la inhalación de los químicos vendidos en las calles de esta sociedad. Podemos refundar la forma de organizarnos y hacer las cosas en la realidad de nuestro territorio.

 

 

Cómo conmemorar el bicentenario en una república que igual que en tiempos de la conquista, la mayoría de sus pobladores, nativos del territorio, no importan más que como obrero y empleado de algún señor que quiere vivir bien, pero sin ningún interés en que nosotros tengamos buena vida. Cómo conmemorarla en un territorio en el que se abandono a sus habitantes al olvido social de los lazos de solidaridad para la supervivencia, dejando como resultado abandono, violencia en las casas, en las relaciones entre las personas, en la que somos educados en función de las necesidades de la empresa y no las personas, donde la mercantilización de la vida nos deja a merced de la escasez del obligatorio circulante. Esta república del egoísmo, el odio, la guerra y la desconfianza merece conmemorársele con la creación de una nueva.

  

Queremos que conozcas, veas, recuerdes, lo que este grupo de gente hace para volver a ser gente.

http://picasaweb.google.es/casadelasadivinanzas

 

Si quieres saber dónde queda la casa, mira el mapa

http://maps.google.com/maps?f=q&hl=en&geocode=&q=casa+de+las+adivinanzas&jsv=122&sll=37.0625,-95.677068&sspn=57.947788,113.027344&ie=UTF8&lr=lang_es&latlng=4615171,-74076347,5930005144398744766&ei=dBOeSNz9FYmKqgKY2KWXCA&cd=1

 

Nuestro desactualizado blog es

http://la-casa.blogspot.com/

 

y también estamos en el tejido de la gente nuestrAmericana. Conoce y conéctate.

https://lists.riseup.net/www/info/gente.nuestramericana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: